top of page
  • Foto del escritorYolanda Cruz López

¿A quién beneficia la desinformación?

«Los discursos de odio bien orquestados son un semilla que la sociedad de la información reparte muy bien, por favor, no colabore»


Martes, 9 de julio 2024. EL IDEAL


Austed no, se lo aseguro. ¿Se acuerdan de aquello de que el saber no ocupa lugar? Pues es cierto, y no estoy hablando de los kilómetros que recorren las aguas del río Loira antes de llegar al mar, ni a cuánto ascienden las dietas de nuestros congresistas, alcaldes o europarlamentarios, que también. En este caso, el saber del que hablo es el saber distinguir qué es una desinformación y qué es un bulo ya que solo ese saber me garantiza poder disfrutar de mi derecho a recibir una información veraz. Y, a partir de ahí, mi opción a reflexionar sobre lo que ocurre a mi alrededor y a despertar mi espíritu crítico, o lo que es lo mismo, que en cualquiera de las reuniones veraniegas que disfrutaremos, buscando el reencuentro con las amistades al ansiado fresquito nocturno, cuando expresemos nuestra opinión a cerca de lo divino y de lo humano, esa opinión realmente sea la nuestra, una opinión fruto de la reflexión.


También es cierto que aquí se presenta otra alternativa, la de repetir como papagayos la opinión ajena, es decir, la ideología e intencionalidad de algo que he escuchado en el algún sitio y que repito como si de una experiencia propia se tratase porque sí, o porque me lo creo, me es cómodo y puede que hasta comulgue con ello, si ese es el caso, ni dos palabras más. Nuestro Estado de derecho nos permite pensar como queramos y expresar nuestro pensamiento, creencia y/o ideología libremente. Pero estas líneas buscan invitar a la reflexión a quienes cacarean datos que no son ciertos, informaciones falsas, desinformaciones malintencionadas, y que aunque puedan estar de acuerdo con lo que conllevan o significan, al no ser ciertas, haciéndose eco de ellas solo contribuyen a ensuciar y a generar ruido en el proceso de comunicación mediática y búsqueda de información en las RDSS.


Es información pública el informe del FISI, el Foro para la Integración Social de los Inmigrantes, y si ejerciéramos nuestro derecho a conocer dicha información, sabríamos que lo de que «Más del 25% de la población tiene nacionalidad extranjera» no es cierto, el porcentaje real es de 13'3 %, que «los inmigrantes colapsan la sanidad pública» también es falso, insistiré en la sanidad pública en otro momento, pero no me resisto a recordarles que el hecho de que nuestra sanidad esté colapsada, que no atiendan antes de dos semanas en los centros de salud o que las listas de espera no se reduzcan, es única y exclusivamente responsabilidad del gobierno autonómico. La población migrante no tiene mas ventajas sociales que usted ni tampoco le quitan el trabajo. El informe puede leerse en la web del FISI, y estas informaciones las encontrará en la página 88.


Ahora le vuelvo a preguntar ¿a quién cree que beneficia la desinformación? Durante los próximos días se va a hablar mucho de esto porque son varias la CCAA que no quieren participar en el reparto equitativo de los menores inmigrantes que llegan a Canarias.


Los discursos de odio bien orquestados son un semilla que la sociedad de la información reparte muy bien, por favor, no colabore.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page