top of page
  • Foto del escritorYolanda Cruz López

El ChatGPT y la pérdida de opciones

Actualizado: 23 ago 2023

Información elaborada desde una selección de fuentes que, en principio, no se citan y cuyo criterio de elección serán los impactos de búsqueda, las ganancias


Miercoles, 5 abril 2023. EL IDEAL


Quizás ya conozcas el ChatGPT, se trata de un chat con inteligencia artificial. Este sistema IA, al parecer, es uno de los más eficaces de los desarrollados en los últimos años. Podemos chatear con esta IA sobre cualquier tema que se nos ocurra y como su diseño asegura la posibilidad de mantener conversaciones, no estamos obligados a elaborar la pregunta mucho, con que la soltemos tal y como hablamos normalmente, es suficiente para que la IA responda y resuelva nuestras dudas. Este modelo, desarrollado por OpenAI, es el elegido por Microsoft para mejorar su buscador Bing, la alternativa al buscador de Google, Mozilla, etc.


El chatGPT está entrenado, sí has leído bien, entrenado ya que se trata de una Inteligencia que aprende de sus propios errores, y ese entrenamiento le permite conversar con cualquier persona y adaptarse en un «plis-plas» a los giros, muletilla, adjetivos y registros propios de ella. Se le puede pedir que escriba un correo por nosotros, que busque una excusa creíble en base a nuestro calendario para no asistir a un evento o para librarnos de una reunión, todo aquello que se nos ocurra. Y ya vaticino que los estudiantes sabrán cómo sacarle el mayor partido. Pero cuidado, es una IA que, al igual que la humana, puede cometer errores, de ahí que sugiero prudencia a la hora de solicitarle la elaboración de un comentario de texto o de que responda a un WhatsApp de alguien cercano o del atareado jefe que siempre se acuerda de refrescarte su agenda durante el fin de semana.


De lo que se trata es de hacerse con la mayoría de los usuarios, esta es la carrera en la que compiten Microsoft y Google, para ello, la multinacional fundada por Gates y Alle hace 48 años ofrece una nueva forma de buscar, de manera que, en lugar de introducir en el buscador criterios de búsqueda mejor o peor redactados, podemos realizarla en formato conversacional. Con varios meses de retraso, Google está ultimando su propuesta, Bard, mientras Microsoft ha implementado en su función de chat un modo de lenguaje largo (LLM) que también le ha desarrollado OpenAI, a esto suma una nueva forma de trabajo 'Modelo Prometeus' la cual permite que las respuestas del chat evolucionen y mejoren. Todo a nuestra disposición en Bing y en el buscador Edge como barra lateral, aunque aún hay lista de espera.


Sin embargo, y a pesar de todas las maravillas anteriores, la facilidad e inmediatez cuentan también con una parte negativa. Si ya con los buscadores tradicionales solemos limitarnos a optar por la primera de las casi infinitas páginas que aparecen ante nosotros ipso facto, y especialmente con las dos o tres primeras entradas propuestas, ahora, nuestra selección pasa a un segundo plano. Siguiendo los criterios de quien desarrolla y comercializa, a través de una conversación amable se nos ofrecerá información sobre lo que demandemos. Información elaborada desde una selección de fuentes que, en principio, no se citan y cuyo criterio de elección serán los impactos de búsqueda, es decir, las ganancias que les supongan ofrecernos una u otra respuesta. Dale una vuelta.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page