top of page
  • Yolanda Cruz López

La sanidad pública, un derecho (I)

«Nadie nos está regalando nada, el sistema sanitario público lo financiamos entre todos»


YOLANDA CRUZ LÓPEZ

Miercoles, 11 enero 2023. EL IDEAL


El informe anual Bloomberg desde 2018 califica el sistema sanitario español como el más eficiente de toda Europa y lo coloca en la tercera posición a nivel mundial tras Hong Kong y Singapur. Este informe se centra en el análisis de la esperanza de vida, en el gasto expresado en el porcentaje de PIB y el coste sanitario 'per cápita'. Sin embargo, existen dos informes complementarios más, el EHCI y el Commonwealth Fund cuyas clasificaciones se basan en criterios como los derechos de los pacientes, listas de espera o servicios, prevención, etc., y en los que no pisamos ni el décimo lugar.


En Europa existen dos modelos de sistemas sanitarios: El Sistema Nacional de Salud, modelo Beveridge, cuya financiación procede en un 100% de los impuestos y el Estado es quien asume el control y la gestión del sistema; y el Sistema de Seguros Sociales, modelo Bismark, en el que tanto empresarios como trabajadores pagan cuotas a través de los impuestos y el Estado solo recauda y paga estos servicios a entidades privadas que los desarrollan. Es decir, que con el primero, el nuestro, todos, puedan pagar impuestos o no, tienen derecho a una atención médica, en el modelo Bismark, como el de los Países Bajos, quien paga tiene seguro y quien no paga no y, dependiendo de lo que se pague en las cuotas, puede existir copago y ciertos servicios pueden estar cubiertos o no.


Si nos comparamos con países con modelo Bismark, nos encontramos en el paraíso. Si vamos a urgencias, puede que las encontremos colapsadas, ya nos sabemos el truco de acudir a este servicio para no esperar 1 semana a contar con cita en el centro de salud, pero nos atienden y nos recetan sin que en ese momento debamos pagar nada, nuestros impuestos permiten que recibamos este servicio. Si llamas a urgencias en Países Bajos, primero realizas un test a ver si precisas realmente o no asistencia sanitaria o puedes permanecer en casa con paracetamol, buen método para no colapsar urgencias, si pasas el test te atienden telefónicamente, el o la profesional que esté de guardia tratará de entender qué te ocurre y de valorar la necesidad de que se te realice un visita presencial, los 15 ó 30 minutos que el profesional requiera te los cobran porque, previamente, cuentas con una aplicación en el móvil. Después te citan en urgencias y allí te realizan los análisis y pruebas que necesites, parte de ellas estarán cubiertas con tus cuotas del seguro social y el resto las cubrirás tú.


Sin embargo, aquí, que no paguemos durante ese proceso ni resta valor a la profesionalidad del personal sanitario ni nos obliga a aceptar que el sistema no funcione, nadie nos está regalando nada, el sistema sanitario público lo financiamos entre todos y debemos exigir que este funcione correctamente. ¿Funciona? ¿Lo hace igual en todo el país? ¿Qué ocurre en Andalucía? Según un estudio de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, nuestra comunidad está a la cola en médicos, camas e inversión pública por habitante. Esta es mi propuesta de reflexión hoy, ¡Seguimos!

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page