• Yolanda Cruz López

Corpus y elecciones andaluzas

El buen tiempo previsible, las fiestas, y el anuncio a bombo y platillo
de que el bacalao ya está partido no son las mejores circunstancias

YOLANDA CRUZ LÓPEZ

Martes, 14 junio 2022. EL IDEAL


Apenas nos restan 72 horas para que lleguen el Corpus y las elecciones andaluzas. Procesiones en todas las provincias, puente de tres días en Sevilla y Granada donde, además, van a estar de feria, y adelanto de 24 horas para las oposiciones de primaria, 37.000 concurrentes que no iban a tener la cabeza para mucho voto por correo, por lo que para que ambos procesos no se interfieran, y porque los votos son los votos, así lo decidió la Consejería de Educación y Deporte tras consultar a la Junta Electoral de Andalucía.


Entre finales de curso, desgaste de losas de recorrerlas de arriba abajo a la espera de que entrase en vigor la excepción Ibérica, por fin una realidad desde ayer martes 14 de junio, aunque hasta el mes próximo no vamos a ver la repercusión en nuestros recibos de consumo eléctrico; las desavenencias con Argelia; la posición de perfil adoptada al respecto por la Unión Europea; los más de 100 días de guerra entre Rusia y Ucrania; el debate fantasma sobre los límites a la inviolabilidad del rey que persigue la izquierda y las 8.875 mujeres andaluzas víctimas de violencia de género en el primer trimestre del año, un 26% más con respecto al año anterior, hemos pasado de largo por una campaña electoral desarrollada en mítines y actos de campaña más destinados a la militancia fiel que al electorado móvil. De ahí que los dos debates a seis bandas, organizados por las cadenas públicas, RTVE y RTVA, hayan servido de escaparate a los números 1, tratando de lanzar el mejor anzuelo posible en esas aguas arremolinadas, turbias y cansadas ya de escuchar que el resultado estaba decidido y de que votasen lo que votasen, la tarta de San Telmo estaba repartida. Así que el buen tiempo previsible, las fiestas, y el anuncio a bombo y platillo de que el bacalao ya está partido no son las mejores circunstancias ni las más propicias para que los andaluces y andaluzas recordemos que el derecho al voto no solo es eso, es la capacidad de manifestar qué sentimos y qué queremos, claro que antes, se supone que hemos tenido que darle una vuelta a nuestro concepto de lo público, y al papel que jugamos en este nuestro Estado de Derecho, a la vez que habremos dejado de lado los mantras, gratuitamente repartidos, de que son los mismos perros con distintos collares; que si nos quieren matar a impuestos; que robar, roban todos y que las leyes de género lo que consiguen es la desigualdad entre hombres y mujeres.


302.446 jóvenes se estrenan en esto de expresar su opinión, en el ejercicio de un derecho que, recibido de la mano de la mayoría de edad, los erige como ciudadanos adultos y responsables, las obliga a ser consecuentes con sus decisiones políticas, y a integrarse en esto que llamamos ciudadanía, desde el respeto imprescindible hacía si mismos y hacia el resto. En esto, las madres y padres desempeñamos un papel primordial guiándoles en el tan difícil como interesante camino de ejercer el espíritu crítico, invitándoles a tomar sus propias decisiones y permitiéndoles llevarlas a la práctica. Yo estoy muy orgullosa de hacerlo.

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo