top of page
  • Foto del escritorYolanda Cruz López

El suicidio, responsabilidad de todos

«Hasta el momento, según el Instituto Nacional de Estadística y sin contar con los datos definitivos, en 2023 se han suicidado 4097 personas»


Martes, 14 de noviembre 2023. EL IDEAL


El suicidio es la principal causa de muerte entre nuestros jóvenes, el número de suicidios supera con creces el de accidentes de tráfico, lejos de lo que pueda creerse el acoso en los centros educativos y la presión social no son las causas que empujan a un joven a quitarse la vida, son el detonante, la gota que colma el vaso. La responsabilidad es de todos, de la sociedad civil, de la comunidad educativa y de las administraciones, asumámoslo.


Las personas que se quitan o intentan quitarse la vida, no pretenden morir, solo quieren acabar con su sufrimiento. Estas han sido algunas de las conclusiones a las que hemos llegado los asistentes, ya alumnado ya profesores, al V curso Almas, almos y ánimas. #HablemosdelSuicidio. El sentido de la vida, que organizan el Campus Noroeste de la UNED y Fundación Inquietarte.


El año pasado también compartí con ustedes las conclusiones de la cuarta edición del curso que, por primera vez, se detenía en un tema que preocupa y mucho a la ciudadanía. Las cifras que barajábamos entonces indicaban 3.401 suicidios perpetrados en 2020, de ellos, 2.390 hombres y 1.011 mujeres. En 2021, los suicidios aumentaron a 4.003, 2.982 hombres y 1.021 mujeres. Y por edades, no encontrábamos con que de los hombres que se habían suicidado en dicho año, 42 eran jóvenes de hasta 19 años y 14 de ellos contaban con menos de 15 años. En cuanto a las chicas, se quitaron la vida 33, de las que 8 contaban con 15 años o menos.

Son cifras espeluznantes, pero precisamente por ello no podemos darles la espalda. Hasta el momento, según el Instituto Nacional de Estadística y sin contar con los datos definitivos, en 2023 se han suicidado 4097 personas. En todo el mundo son 800.000 los suicidios que se producen al año, por esta causa fallecen más personas que por los conflictos bélicos.


A lo largo de tres días, psicólogos, docentes y profesionales de la comunicación nos hemos reunido para aportar, desde distintas disciplinas, el resultado de nuestras investigaciones y experiencias para ahondar en las causas que pueda haber detrás del incremento de casos, en cómo afrontar la convivencia con un o una adolescente con ideación suicida, cómo detectar conductas suicidas, e incluso cómo los grupos de presión y manipulación, las sectas, pueden inducir a comportamientos suicidas individuales o colectivos.


Todos los participantes hemos coincidido en la necesidad de afrontar la responsabilidad que, como sociedad, debemos asumir y en la que debemos reclamar a las administraciones para abordar de manera urgente la elaboración de un pacto de estado por la salud mental y una de las consecuencias de su desequilibrio y/o mal estado, el suicidio.


La prevención y la detección son fundamentales para evitar muertes. Según la OMS, en el caso de los niños y niñas, la consecución del suicidio se fortalece debido al hecho de que a edades tempranas no existe un concepto de la muerte como algo inamovible, como un estado permanente. Entre los 6 y los 12 años, los menores no cuentan con una noción clara de lo que significa estar muerto. Solo intentan no estar para no afrontar una situación que no saben ni describir.

Entradas Recientes

Ver todo

ความคิดเห็น


bottom of page