• Yolanda Cruz López

Sin pulmones no hay vida

«Para cuando este planeta sea inhabitable, ellos ya estarán instalados en otro»


YOLANDA CRUZ LÓPEZ

Miércoles, 26 julio 2022. EL IDEAL


De Norte a Sur, España está en riesgo de incendio. Desde principios de año, según EFFIS, el Sistema de Información Europeo de Riesgos Forestales, han ardido 200.000 hectáreas. Con 30.000 hectáreas quemadas, el de Losaico en Zamora es el mayor incendio que ha sufrido España durante las dos últimas décadas. Las temperaturas de más de 40 grados que estamos sufriendo las últimas semanas dificultan la situación, ahora mismo arden miles de hectáreas en Galicia, Castilla y León, Aragón y Extremadura.


En Ateca, además de arder 14.000 hectáreas, 1.700 personas debieron ser evacuadas de sus viviendas, de sus pertenencias, en definitiva, de sus hogares. Mientras el resto del país se debate entre encender el aire acondicionado o ahorrar individual y colectivamente y optar por el ventilador, los toldos, los pulverizadores con agua, colonia, cítricos, las gomas de vapor para las terrazas o las duchas y en el más común de los casos, los manguerazos en el porche, duchas a media noche y vida nocturna, los incendios continúan arrasando con nuestro patrimonio vital, miles de animales han muerto y la vegetación precisará de décadas para verdear estos devastados rincones, y a pesar de todo esto, la mayoría olvida que los árboles son los pulmones del planeta y que sin ellos, los nuestros no pueden funcionar.


El 95% de los incendios son provocados por el ser humano, y a eso se suma la posible negligencia de la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León, estudiada por la fiscalía, poco después de que su titular quisiera echar algún balón fuera proponiendo el cambio climático y las corrientes ecologistas extremas, para repartir responsabilidades.


Vamos tarde, muy tarde. Ni los ciclones, ni las heladas, ni las sequías, las olas de calor, las inundaciones o los incendios nos conciencian ni motivan para reclamar un cambio drástico de la política medioambiental ni muchos menos conmueven a los gobiernos ni a los grandes grupos de poder, para quienes las ganancias económicas que les suponen el actual sistema productivo y la organización del consumo energético superan con creces lo que les puede acarrear a ellos o a sus familias al mísero y corto plazo de la vida humana, la salvación del planeta. Para cuando este sea inhabitable ellos ya estarán instalados en otro.


Mientras tanto, a 19 de julio ya se contabilizaban 1047 muertes por golpe de calor en España. Según un informe internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el cambio climático aumenta el número de días anual con riesgo de incendio debido a las altas temperaturas. El ser humano es el responsable de este aumento en un 1,1 ° C, el ritmo de aumento es mucho más rápido del que se había previsto y si no reducimos el calentamiento global por debajo de los 2°C las consecuencias para el planeta y para las especies que lo habitan, incluida la nuestra, no tendrán marcha atrás.


No se trata de que si no hay verde refresquemos la vista con césped artificial, aunque este sea de nylon o material reciclado, se trata de entender que el valor de la salud no puede competir en la balanza con un rédito económico, o no debería.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo